lunes, 20 de julio de 2009

Il lamento della ninfa




«Amor ¿dónde está la fidelidad
que el traidor me juró?
Amor, » decía
Mirando al cielo, inmóvil.

"Haz que vuelva mi amor
tal y como era antes
o bien mátame
para no atormentarme más.

No quiero que los suspiros
se me escapen ya más;
No, no quiero que los tormentos
delaten mi amor.

Porque yo me abraso por él
y él loco de orgullo
por más que de él me aleje
me seguirá persiguiendo.

Si su mirada es más serena
de lo que es la mía,
es porque no encierra en su seno,
amor ¡una fé tan bella!

Nunca besos tan dulces
de esa boca tendré
ni los más tiernos. —Ah, calla
calla, que sabe demasiado.»

(Desgraciada, ah, más no, no
no puedo soportar tanta frialdad.)

Texto: Ottavio Rinuccini.

Música: Claudio Monteverdi.

6 comentarios:

El Capitán Escarlata dijo...

¿Hace años que oigo esta pieza?,... no me cansa.

Expresiones lamentables varias.

Butterfly dijo...

Es preciosa, capitán. Profunda en el sentimiento y certera en el mensaje.

Monteverdi aquí, como en tantas otras obras, es pionero de un subgénero que en el barroco alcanzaría su apogeo: los "lamenti".

El otro famoso "lamento" de Monteverdi es la única pieza que se conserva de su segunda ópera "Ariadna"(la segunda de la historia, tras su "Orfeo", que inauguró ese género para deleite de tanta mariposilla).

La temática es la misma: el desamor. El dolor desgarrado por la traición y la expresión del amor herido.

Real y actual desde todos los puntos de vista.


Besos alados, capitán.

P.S.: a ver...para cuándo la carne mechá??? que se me van a acabar las vacas...

Josefk dijo...

Ya era hora que cuidaras un poco de tu jardín, aunque sea con el canto de una ninfa descarriada.
Me alegro mucho de oirla, aunque sea en forma de lamento.

Pablo dijo...

Siempre tan cerca (y tan lejos) la desgarradora idea del amor (con mayúsculas).

Me ha encantado.

Besos mil

Butterfly dijo...

Es cierto, JosefK, que estaba el jardín un poco abandonado, pero es que el verano en estas tierras no anima a avanzar en las labores del campo.
El lamento de la ninfa es triste pero hermoso.
Gracias por saberlo apreciar y por visitarme.

Mil besos alados.

Butterfly dijo...

Me temo que nos toca muy de cerca, Pablo. Pero igual que hay tiempo para la melancolía, lo hay también para la alegría.

Habrá que plantar en el jardín algún árbol con buena sombra para celebrar lo que sea, con buenas viandas y buena música :D

Besillos muchooooosss