martes, 18 de agosto de 2009

Undécima con espasmo (cuadradilla redondilla con zéjel de clerecía)


De cuanto de Vos aprendí
sólo peno lo olvidado
y no es por falta de celo
ni por olvido al cuidado
pues el empeño y la honra,
al igual que nuestro pelo
no atienden nigún desvelo
ni respetan a un tirano.

Haced compañero , no hermano
a un triste y humilde acequiero
- que acequiero ya sois Vos,
acequiero al fin y al cabo-
que por igual diestro o siniestro
de Vos conserva sus manos

Acequiero sois y buen herrero
Buen filósofo y soldado
Descanso de nobles damas
y resguardo del Amigo.

Al llamado de nuestro tiro
nuestro tiro en las callejas
en esas callejas viejas
tan viejas de N/Vuestro Jerez
no pude alcanzar vuestra vez
por hallarme malherido
(otros lances no queridos
me llegaron a esa vez)

Rindiendo el respeto que ha,
la gracia de Cristo divino
a todo aquel peregrino
que a su regazo se entrega...:

quiero veros por la vera,
por la otra o por detrás,
Y nunca por el frontal
de esa Catedral que no
gusta de lances
ni brillos,
que a sus vidrios amarillos
ni el viento ni la solera
de septiembre
y de los vinos
sus arcos hagan temblar.

P.D.1: (A pesar -o no pesar- de nuestra lid
Levanto nuestro estandarte
para brindar de antemano
por vuestra entrada del martes).


P.D.2: (a ver si adivinas la métrica que he usado ¡jejeje!, me enseñaste a ser un lobo malo...).

2 comentarios:

El Capitán Escarlata dijo...

Bueno a ver que se me ocurre,...

Como siempre,... será más cortito,... Vuestra Merced escribe mucho.

Expresiones muy largas varias.

Weto dijo...

Agradezco vuestras palabras.
Breves y bien atinadas.
Expresiones muy largas varias.