lunes, 29 de septiembre de 2008

El "Autorretrato" de María Pagés


María Pagés ha presentado, en la Bienal de Flamenco, su nuevo espectáculo "Autorretrato". Fui a verla el sábado pasado al Teatro de la Maestranza.

Dedicó la función al maestro Mario Maya, fallecido esa misma mañana, con una ovación sentida de artistas y público y un minuto de silencio.

El comienzo del espectáculo, inmediato, fue conmovedor, imponente, de tal manera que al terminar la soleá del espejo, todo el teatro se volcaba en aplausos y hay que decir que el público en la Bienal no suele entregarse a la primera. Fue impactante ese baile solitario, acompañado del reflejo en el espejo.

La música del espectáculo, intimista, refinada y sutil, nos transportaba de la mano flamenca de María a la profunda sonoridad del violonchelo, a las palabras solas, al cante sin más, a la guitarra. Qué placer disfrutar la solidez de Batio Hangonyi al cello más sensible. Qué placer ver cómo ondula María Pagés los versos de Saramago entre sus brazos de almendro:

"Ergo uma rosa, e tudo se ilumina
como a lua não faz nem o sol pode:
Cobra de luz ardente e enroscada
Ou vento de cabelos que sacode.

Ergo uma rosa, e grito a quantas aves
O céu pontuam de ninhos e de cantos,
Bato no chão a ordem que decide
A união dos demos e dos santos.

Ergo uma rosa, um corpo e um destino
Contra o frio da noite que se atreve,
E da seiva da rosa e do meu sangue
Construo perenidade em vida breve.

Ergo uma rosa, e deixo, e abandono
Quanto me dói de mágoas e assombros.
Ergo uma rosa, sim, e ouço a vida
Neste cantar das aves nos meus ombros".


Sabemos bien que María Pagés puede bailar cualquier música sin perder su compostura flamenca, pero hay que descubrirse al verla bailar un poema. Cuántas veces hemos hablado Weto y yo sobre la música en la poesía. Todo lo hablado, querido Weto, se prende en el arte imposible de los brazos de María Pagés.

Paul Valéry ubicaba la dificultad de la poesía en encontrar palabras que fueran al mismo tiempo música por si mismas y música por analogía, y pienso que, vencida la dificultad por el poeta, los versos mismos son melodía bailable. Lo he visto.

Excepcional la iluminación; ¡cuánto gana el espectáculo con "esa luz" de Pau Fullana!. La compañía, sólida y compacta en la técnica y la expresión del sentimiento. El vestuario, exquisito. Pero la música...es el todo.
Os dejo con la "Farruca" de Isaac Muñoz. Yo lo escuché en guitarra y cello. Sublime.

7 comentarios:

Jose Marzo dijo...

Esta entrada tuya me agolpa varios comentarios y no menos pensamientos difíciles de plasmar.
Primero. Leí el otro día en ABC la crónica del concierto de mi admirada Mayte Martín enmarcado en esta Bienal. El cronista se quejaba principalmente de dos cosas: que a escasos metros estaba el velatorio de Mario Maya y ni siquiera fue recordado a lo largo de la noche y que la catalana no cantó nada que justificara estar en la Bienal porque fueron otro tipo de canciones.
Segundo. La poesía, para mi, es también música. Más que una idea, un poema debe transmitir una sensación, descubrirnos unos matices 'sonoros' del lenguaje que es difícil encontrar en otros escritos.
La poesía y la música son hermanas mellizas e inseparables.
Tercero. Paul Valery es un gran poeta, y El cementerio marino me marcó mucho en su día.

Besos par ti y un saludo afectuoso para tu hermano, ese que me lleva una gran ventaja en la lista de petonets. Ya te pillaré...

Weto dijo...

Escribí un larguito comentario que -como es habitual en el blogger éste- no ha salido.
Decía que te envidiaba (no poco) por poder ver a María Pagés.
Hay muchas y muchos en esta tierra como sabemos, pero ella...

No sé. Para Weto tiene el duende con lo rústico y primario que es).
Me´n vaig a dormir minyoneta, a veure si demá et puc escriure mès.
Tres mil y pico de besos

Butterfly dijo...

Jose, Mayte Martín es maravillosa cantando flamenco, pero ella o su discográfica se empeña en que la escuchemos cantando "otras cosas" que a menudo tienen poco que ver con esto. Su flamenco es único, pero en esas otras canciones me parece una de tantas.
Dolería a muchos esa ausencia del recuerdo de Mario Maya, igual que agradó el detalle de María Pagés en su memoria.
Gracias por pasar por aquí y recordar conmigo poemas y canciones, ahora que estás tan ocupado.
Weto, lindo, sé cuánto te gusta María Pagés. Habrías disfrutado muchísimo este sábado (y Jose también!!) tanto con el baile como con la música.
Espero que hayas descansado bien, porque esta noche te llevo un "regalito" :)

Besos flamencos.

El Ratón Tintero dijo...

Exquisito el aleteo de tus transparentes alas de mariposa.
No es mi talante estos movimientos por fotogramas orientales, pero ha sido todo un placer el paseo por tu jardín. Creo que volveré sin hacer ruido.

Butterfly dijo...

Gracias por tu visita y tus amables palabras, ratón tintero.

Este jardín pretende ser, simplemente, un cálido lugar de encuentro y de intercambio de impresiones.

Vuelve siempre que quieras.

Josefk dijo...

Yo estuve en la gala de Maria Pagés este verano en el Liceu de Barcelona con el espectáculo "Sevilla" y fue maravilloso.
Maria desprende energía y arte por todas partes y me gusta especialment la clase y elegancia con la que baila y se desvuelve en el escenario.
Disfrutamos muchísimo con mi hermana y ambos acabamos emocionados.

Tengo el un cd de boleros de Mayte Martín que pongo a menudo, la conozco menos cantando flamenco que en principio es lo suyo.

Por cierto butterfly, el otro dia vi una foto en internet de una mariposa con alas transparentes que me hizo pensar en ti.
http://www.elclubdigital.com/foro/attachment.php?attachmentid=153397&d=1213458612

Un beso mariposita

Butterfly dijo...

Si os gustó "Sevilla" no podéis perderos "Autorretrato". María Pagés se ha superado en este trabajo y la compañía no le va a la zaga. No perdáis la oportunidad de verlos.

Gracias por la mariposa de alas cristalinas JosefK :) Si no estuviera marcada con copyright la añadiría a mi decoración.

Es un placer leerte.

Besos alados.