sábado, 21 de noviembre de 2009

NINA



A veces observo a mis gatos y me reprendo a mí mismo cuando veo lo delicado que resulta sobrevivir.
Ellos lo tienen nítido en sus genes e instintos como lo tenía Nina. Los gatos ni saben ni entienden de letras pero perviven.
Nina sabía y entendía de letras (como decimos por Chiclana), hasta el punto de que nadie llegó a subyugarla, ni mediatizarla, ni seducirla con caramelitos de goma de los que todos, o algunos, conocemos.

Eunice, -que así la bautizaron- era una extraña fruta de la Norteamérica profunda (Carolina del Norte, algo así como Palencia) que vivió desde niña el murmullo de Bach con el que se formó y del que no pudo huir (como otros que yo me sé).

Reflexiono en este jardincillo familiar sobre la belleza de la valentía que nos da la insensatez, y propongo escuchar a Nina con piano viejo saliendo del paso con la artillería de su formación.
Escuchemos el espíritu de la música. El avecrem de lo sencillo; el lenguaje sencillo del instinto.

Love me or leave me, así de claro. Con Bach en los dedos, Duke y otros no menos peligrosos, le mando un cariñito, allá donde esté, a Nina, y que me responda como quiera.

7 comentarios:

Butterfly dijo...

Pero qué maravilla, Weto!!
A mí también me recuerda a un preludio de la Suite inglesa, más que a los conciertos de Brandemburgo.

No conocía esta grabación de Nina Simone. Sabía que era una gran pianista, pero este detalle es genial.

Gracias por enseñármelo.

¡Todavía nos queda!

Mil besillos volantes.

El Capitán Escarlata dijo...

Magnífico,... un recorte magnífico,... como premio, te he dejado en el cajón de abajo de tu escritorio, en Cádiz, una pequeña fruslería de acero,... a ver si te gusta.

Expresiones camino de Milán varias.

Weto dijo...

Viniendo de donde viene me gustará. Seguro.

Josefk dijo...

Este texto lo has escrito tu volvoreta?

Butterfly dijo...

No, JosefK.
Si observas abajo, está firmado por Weto. Yo no conocía esta pieza de Nina Simone ni su bachiana improvisación. Ha sido una sorpresilla de nuestro lobo pago-humero :)

Espero que también a ti te haya gustado.

Besos en cascada.

Marga Fuentes dijo...

Me he quedado sin palabras al escuchar a Nina.
Magnífico lo que hizo.
Un beso enorme y un abrazo, Weto querido

Butterfly dijo...

Estas cosillas son las que nos guarda nuestro Weto de vez en cuando...
Es un placer verte disfrutarlas con nosotros, Marga.

Mil besos revoloteantes, con todo mi cariño, para ti.