jueves, 22 de julio de 2010

Una cosa de Irlanda.




Supongo que hay que hacer un pequeño esfuerzo para que una persona normal sienta mi situación en esos momentos.
Voy en un autobús –de los antiguos- de Cádiz al gran teatro Falla porque Volvoreta se las ha apañado para sacarme una entrada y yo no sé… si ella lo dice…
Ahí voy. Bajo la muralla de San Carlos se monta una trifulca. Dos marías se enfrascan y en el habitáculo (que era una especie de batidora llena de pringue) emerge un hedor pescadero como sólo los costeros sabemos.
La más joven, un poco enfadada, le dijo a la otra que le ponía el pescado por sombrero.
Eso hizo.
Yo, después de todo, soñaba con la guitarra. Con ese jaleo y olor a pescado y gasoil, los gritos tontos, la simplicidad de la existencia humana (ahí pensé que si fuéramos gatos nos iría mejor), no quería más que bajarme como fuera.
Siempre le agradeceré esos follones a esa hada liante anfitriona de este jardín.
En Cádiz, hagas lo que hagas en el Falla, el público, carnavalero a más no poder, y tras tomarse un trabajito en arreglarse para ir al teatro acepta lo que haga falta.
Al público de Cádiz le debo el favor de que Don Narciso Yepes regalara una pieza fuera de repertorio. Una cosa rara de por allá. De gente lejana. Na´ que ver con nosotros. De esas joyas que no se graban más que en la memoria de alguno. Las cosas del Yepes; con lo chiquito que era, lo bien que rescataba.
Hartito de las ganas de juerga de los finos gaditanos tocó una “marcha irlandesa del siglo XII”. A ver si se aburría el personal (como así ocurrió).
Creo que sólo disfrutamos dos con el bis.
La marcha de Brian Boru. Muy antigua y simple y muy humana.
(Mis respetos a la Volvoreta liante d´aliñas douradas).

9 comentarios:

Weto dijo...

Gracias por el té.
Besos célticos.

Butterfly dijo...

...la música preciosa. Me has arrancado unas lagrimillas recorando viejos tiempos en aquellas verdes praderas.
El texto, genial, jajaajajajaja, sólo una gaditana puede tener tanto arte.
un abrazo.

Weto dijo...

Bueno.
No tol´mon pot ser de Sa Pobla. Ni de Búger, Campanet...
jeje.
Prados verdes los de Campos. Allá en tu tierra mallorquina. Un verde sin fin entre molinos.
Grasies i adeu porque estic començant a tarear sa balanguera.
Bona nit xiqueta.

Rodrigo Malaventura dijo...

Pero bueno,... yo haciendo a Vuestra Merced peleando contra perros tudesco y luteranos herejes en algún inundado dique de Flandes, y resulta que andáis por ahí oyendo conciertos y hablando de gaditanos viajes en engendros diabólicos, y fisgando a unas marujas barriobajeras. En fin, ya lo dijo el Califa, Don Rafael Guerra “Guerrita”,… “hay gente pa tó”,… sepa Vuestra Merced que, posiblemente hoy, recibiré los dos “ganivets” de edición numerada y limitada del FAB, uno negro y otro blanco,… el negro es Vuestro.

Rochitas dijo...

CADIZ COMO LA DOUBLE VERONIQUE, ACA NO TENEMOS AIRE DE MAR, SOLO CITY PORTEÑA :(
LO PRINCIPAL DE SER GATO Y NO HUMANO SERIA EL HECHO DE VIVIR EL PRESENTE COMO UNICA REALIDAD. GRAN LECCION DE DESAPEGO.

L.N.J. dijo...

Escucho mucho el "Romance Anónimo" de Narciso Yepes, es precioso. Creo que para no aburrirse con él, sólo hay que entender su música y escucharla en el momento que se desea y apetece.
Imagino, como todo, si puede ser, claro.

Saludos.

rafarrojas dijo...

Ole!
(contadme entre vuestros seguidores a partir de ahora)

~ Rodrigo Malaventura ~ dijo...

Veo, mi Sargento Weto, que tenéis esto muy abandonado,... de Volvoreta ni hablamos.

A ver si se dignan Vuestras Mercedes en darse un paseo por aqui, aunque solo sea para limpiar el polvo, y saludar a las visitas.

Gestos bajo la alfombra variados.

Alicia María Abatilli dijo...

¿Cuándo regresas?
Se te extraña.
Alicia